an introduction to interactive programming in Python

El pasado mes de Octubre comencé el curso An Introduction to Interactive Programming in Python que la Universidad de Rice ofrece a través de Coursera. El curso es una introducción a Python basada en el desarrollo de juegos sencillos. De las 9 semanas que dura el curso conseguí llegar hasta la semana 7, y tuve que abandonar en ese punto el curso por falta de tiempo.

Como valoración global el curso me ha encantado. No soy un novato programando, pero mis conocimientos de Python eran muy superficiales. Con este curso los he mejorado, y sobre todo me he divertido. Hacía años que no disfrutaba tanto con un curso de programación, y esto ha sido posible gracias al enfoque del curso, que consiste en módulos semanales donde se explica lo necesario para que el alumno pueda realizar un pequeño proyecto de programación. De esta manera se consigue una alta motivación pues el alumno va viendo sus progresos semanalmente. Los proyectos son programas de dificultad baja o media, que se pueden completar con menos de 200 lineas de código, y que están detallados con procedimientos paso a paso que minimizan las dificultades de realización de los mismos. El único inconveniente es el idioma, a veces me costó entender qué tenía que hacer pero más por dificultades con el inglés que por la complejidad de la tarea a realizar.

Para el desarrollo del curso se utiliza la herramienta CodeSkulptor, que es un intérprete Python que se ejecuta en una ventana de navegador web, con lo que el alumno no tiene que instalar nada en su PC para seguir el curso. Además se utiliza un modulo llamado SimpleGUI que se ejecuta internamente en CodeSkulptor y que ofrece la posibilidad de realizar aplicaciones interactivas de manera sencilla. Este módulo es sencillo pero las posibilidades que ofrece para desarrollar aplicaciones gráficas sencillas son enormes.

Como dije antes, el curso está organizado por bloques semanales, cada uno con una serie de videos explicativos, ejercicios y un miniproyecto que se debe entregar puntualmente. El contenido de las 7 primeras semanas del curso fue el siguiente:

  1. Comentarios, literales, expresiones aritméticas, operadores, variables. Miniproyecto: ‘Queremos un shrubbery!’
  2. Funciones, indentación, expresiones aritméticas, módulos, expresiones y operadores lógicos, instrucciones condicionales. Miniproyecto: ‘Piedra, papel, tijera, lagarto, spock’.
  3. Programación dirigida por eventos, variables locales y globales, SimpleGUI, botones, campos de entrada. Miniproyecto: ‘Adivina el número’.
  4. Canvas y dibujo, operaciones con cadenas, dibujo de texto, timers. Miniproyecto: ‘Parar el cronómetro’.
  5. Listas, puntos y vectores, distancias, colisiones y reflexiones, eventos de teclado, control de posición, control de velocidad, datos mutables e inmutables. Miniproyecto: ‘Pong’.
  6. Eventos de ratón, métodos de listas, iteración, diccionarios, carga y dibujo de imágenes. Miniproyecto: ‘Memory’.
  7. Objetos y clases, trabajar con objetos, imágenes troceadas. Miniproyecto: ‘Blackjack’.

De las dos últimas semanas, lo único que se es que el juego a desarrollar era una versión simplificada del juego clásico de asteroides, y me dio mucha pena abandonar el curso en ese punto.

Para poder hacer los proyectos en mi PC sin tener que usar CodeSkulptor me instalé, aparte del intérprete de Python, las librerías PyGame y SimpleGUICS2PyGame. Esta última es una implementación de la versión de SimpleGUI que usa CodeSkulptor en local. Algunos de los programas que he realizado son los siguientes:

  • Parar el cronómetro, hecho con 83 lineas de código.
  • stopwatch

  • Pong, hecho con 138 lineas de código.
  • pong

  • Memory, hecho con 82 lineas de código.
  • memory

  • Blackjack, hecho con 220 lineas de código.
  • blackjack

Mi recomendación del curso es total, tanto para programadores que quieran comenzar con Python como para novatos en la disciplina. El curso está muy bien desarrollado, mantiene la motivación del alumno y permite aprender los fundamentos del lenguaje de una manera muy divertida. El curso te deja con ganas de aprender más sobre Python y de usar lo aprendido para hacerte tus propios programas, como este ahorcado que he hecho con 78 lineas de código. Python es un lenguaje impresionante.

ahorcado

los tres hábitos que cambiarán mi vida

Desde hace tiempo estoy interesado en el minimalismo como corriente de desarrollo personal. El minimalismo propugna desprenderse paulatinamente de aquello que consideramos accesorio o superfluo en nuestras vidas para centrarnos únicamente en los aspectos esenciales de la misma. He ido interesándome por el tema en la medida en que pienso que los valores que aporta son beneficiosos para lograr un equilibrio y un crecimiento personal.

Uno de los blogs más activos en la difusión de esta corriente existencial en castellano es Homo Minimus. Además de haber traducido a castellano algunos de los libros de Leo Babauta, uno de los gurús de este movimiento, la web tiene muchísimo material propio que merece la pena leer.

A principio de este año 2014, Homo Minimus ha lanzado el proyecto de transformación anunciado en el post Los tres hábitos que cambiarán tu vida. Como suscriptor del blog he descargado el libro y me parece un reto en el que merece la pena embarcarse. Así que hago pública mi participación en el mismo, y animo a cualquier persona interesada en su propio desarrollo personal a involucrarse en el mismo. Nos vemos en el blog de Homo Minumus.