no sólo de código vive el desarrollador

Tiene razón mi admirado Spolsky cuando dice que la escritura es un músculo, y que se atrofia si no lo usas habitualmente. Hay temporadas en que nunca encuentro el momento para postear, pero con la vuelta a la normalidad ( trabajo, colegio y demás ) me he propuesto postear al menos una vez a la semana. A ver si lo consigo.

La semana pasada compré el número 1 de la revista mscoder. El primero y el último. No se que futuro va a tener la revista, pero tengo claro que no me vuelvo a gastar 7,5 € – mil doscientas cincuenta de las antiguas pesetas – en una revista a la que no saco el provecho suficiente para lo que vale, y – sobre todo – cuyo contenido o artículos parecidos puedo encontrar facilmente en internet. Creo que vale la pena comprarse un buen libro al año – 6 * 7,5 € = 45 € – que la dichosa revistita, por mucho doble cd que traiga.

Hablando de libros, y aunque llegue tarde el comentario, me ha causado auténtica sorpresa ver la nomilación de La tierra es plana en los 2006 Jolt Awards. Es un libro que tenía en la lista de candidatos a comprar, pero esto me hace decidirme a comprarlo y de hecho ya lo tengo encargado en mi librería habitual.

Con esto de que ahora el termino de moda es developer, conviene tener clara la diferencia entre ser programador y ser desarrollador, y saber en que lado queremos estar. Para ser desarrollador hay que aumentar la culturilla y tener claro que no vivimos sólo de código.

diez realidades sobre negocios de los geeks

Via meneame he leido el post diez mitos sobre negocios de los geeks. De acuerdo al post las realidades sobre negocios de geeks son estas:

  1. Una idea brillante no te hará rico.
  2. Si construyes algo innovador no lo venderás de manera automática.
  3. Nadie robará tu idea si no la proteges.
  4. Lo qu tu pienses no importa
  5. Los planes de negocio son útiles
  6. Lo que sabes importa menosque a quien conoces.
  7. Un doctorado no significa nada
  8. No necesitas cinco millones para arrancar tu negocio
  9. La idea es la parte menos importante de tu plan de negocio
  10. Tener competencia es una cosa buena