microsiervos

Comencé a leer el famoso libro de Douglas Copland y si tuviera que calificarlo diría que ha sido decepcionante. Decepcionante lo que he leido porque reconozco sin rubor que no he podido terminarlo de leer. Me parecía una auténtica perdida de tiempo. Pensando en que podría decir sobre el libro, creo si realmente los informáticos en general y los programadores en particular fueramos como dice el libro, quedaría completamente justificada la percepción que de nosotros tiene gran parte de la sociedad y que resume Peter Denning de manera magistral en su Who are we ?

La identidad actual de nuestro campo (TI) está muy mezclada.
Se nos ve como innovadores apasionados e inventores
prolíficos. Se nos ve como unos inadaptados de mente
estrecha centrada en las TI e incapacitados para las relaciones
sociales. Se nos ve como centrados en la tecnología en vez
de en las personas o en los usuarios. Se nos ve como ajenos
a las consecuencias sociales, políticas y económicas de
nuestras herramientas y servicios. Se nos ve como esquivos
de la responsabilidad por fallos en nuestras herramientas
e interrupciones en nuestros servicios. Se nos ve como
alguien con quien es difícil comunicarse.

Un libro totalmente prescindible.

Anuncios

14 comentarios en “microsiervos

  1. Vaya, tanto tiempo buscándolo para comprarlo y leerlo, resultando que estaba agotado, y dices que es un castañazo. Pues entonces quito de mi wishlist la versión inglesa 🙂

    Saludos

  2. Vaya, ¡no te gustó!

    Ni que decir tiene que es uno de mis libros favoritos… inspirador de muuuchas cosas.

    Durante estos años he oído críticas de gente a la que no le gustó mucho la novela porque le pareció un tanto simplona e infantil (en cuanto a la historia en sí), pero no porque no fuera un fiel reflejo de los geeks (o de los “informáticos” en general).
    El libro hay que ponerlo un poco en el contexto de que está escrito casi hace 10 años (1995), en una época de cierto boom de la informática debido a Internet, en la época en que las empresas informáticas eran grandiosas, Bill gates un ser divino, las puntocom estaban a punto de despegar y todo aquello.

    En fin, yo llevo en el mundo de la informática unos 20 años y creo que los geeks/informáticos (¡al menos los americanos!) son exactamente como los describe Coupland en el libro, y que por tanto esa “percepción de la sociedad” y por supuesto el texto que has mencionado es totalmente real.

    Inadaptados, sin vida propia, asociales… en fin, un montón de tópicos que son muy reales y que están ahí. Son tópicos muy peyorativos… pero así son las cosas.

    Yo me considero geek y conozco a muchos geeks que también son así: amigos, compañeros de trabajo… y a lo mejor con la edad cambiamos y somos menos asociales, llegando a tener cierta vida propia y adaptarnos a otros entornos… Pero sobre todo, te aseguro que los veo todos los días y te aseguro que los geek son (somos) así.

    Y la verdad, no creo que sea algo de lo que avergonzarse. De hecho, yo estoy bastante orgulloso.

  3. Pues ahí va mi opinión: Ni pa uno ni pa otro.

    Lo leí hace tiempo por aquello de ser informático y creo que refleja -parcialmente- la realidad de los informáticos; evidentemente no todos son/somos así, por algo es una novela y no un documental. No lo considero prescindible, sino muy aconsejable sobre todo para los que somos del ramo. Me gustó lo bastante como para comprar otro libro del autor que todavía no he leído porque consiste en una serie de citas y me dan bastante pereza los libros de ese estilo.

    Coincido más con las críticas de la flojera de la historia, sólo que a este libro no le pedía eso, para encontrar libros con cara y ojos ya se dónde buscar, pero hay libros mucho, mucho más flojos (sin ir más lejos el famoso Código Da Vinci) y con más éxito. Aquí sólo quería ver el retrato del frikismo informático y no me decepcionó.

    Ahora, Alvy, lo siento pero tanto entusiasmo no me ha provocado, ni siquiera poniéndolo en su contexto. Correcto. Interesante. De agradable lectura. Pero no para tirar cohetes, ni, en mi modesta opinión, para poner nombre a una página web ;-).

  4. Sergio: si quieres te lo presto, paso un dia por la libreria y te lo dejo.

    Alvy: yo comencé la carrera de informática en el 83, llevo 21 años en esto y la verdad es que me jode esta corriente geek que se lleva ultimamente. En vez de preocuparnos de tener una buena imagen, parece que ahora la moda es ser geek. Pues lo siento, pero no estoy de acuerdo. Conozco a muchos informáticos, muchos, y te aseguro que eso no nos beneficia en nada. Además, dudo que la banda esta del libro tuviera futuro en Microsoft.

    Palimp: tienes razón, quiza no sea para uno ni para otro.

    Ya que estamos todos en el mismo barco, ¿ habeis leido ‘Presos de la tecnología’ de Alan Cooper ? Ese si debería ser de lectura obligatoria en primero de primero.

    Saludos,

  5. No digo que sea un super libro, pero a mi no me pareció tan malo. Algo discreto, simplemente.

    Piensa también que el libro tiene algunos años ya, y la sociedad ha avanzado bastante en el aspecto de comprensión de la tecnología.

  6. Hola,

    Aunque no he leido la novela en cuestión, puedo hacer algunos comentarios al respecto de la imágen que hemos tenido, tenemos actuamente y tendremos en un futuro.

    Hace unos años (21 o 22), cuando empecé con esto de la informática, la gente me miraba como a un bicho raro, principalmente por que me encontraba en mi mundo de lineas de código casi todo el día y la abstración era tan profunda que podia pensarse que era un ser asocial. Si miramos a personas que se han hecho notar a lo largo de la historia, como Ramón y Cajal, Einstein, Leonardo de Vinci, y una larga lista, comprobaremos que en su tiempo ellos tambien fueron considerados asociales.

    Actualmente somos más gente en el mundo, la educación universitaria está al alcance de más personas y los dedicados a tareas de investigación son más numerosos, aparecen en medios de comunicación y se relacionan más con el resto de la gente que tiene un nivel cultural más acorde con su lenguaje: ya no somos tan raros como antes, más bien el resto de la gente nos empieza a entender. Aunque aún hay genios de los de encerrarse en su cuarto y no salir para nada en varios días y olvidarse de que se come o se duerme….

    ¿Como será el futuro? Según lo veo y si esta tendencia cultural sigue avanzando, todo el mundo tendrá el suficiente nivel para no considerar raros a los que nos pegamos horas absortos en nuestro mundo tecnologico (o científico), aunque siempre existiran los extremos, los que sigan siendo analfabetos totales (sin ánimo de insultar a nadie) y los que se seguiran encerrando durante días abortos en sus estudios.

  7. *A lo largo de este comentario, se debe entender “programador” como “fanático de los sistemas complejos”.

    Compré el libro, principalmente por la propaganda que se le hace en la página de los Microsiervos (www.microsiervos.com), y lo leí de cabo a rabo un par de veces.
    Me pareció que la cultura estadounidense estaba tan alejada de la mía (soy chileno: Chile, extremo sur de Sudamérica) que los personajes del libro no podían tener identificación alguna conmigo o con alguien a mi alrededor, y sigo sin entender lo que es ser un geek, aunque yo mismo soy un fanático de la programación. Ignoro qué tan cercana a ustedes es la cultura Made In USA. Me parece que el libro, aún si fuera una descripción correcta, es sumamente localista. Cuando fue escrito, Internet no estaba tan masificada como ahora y el mundo no estaba tan conscientemente globalizado. ¿Alguno de ustedes conocía la mayor parte de las marcas de cereales, programas de televisión, canciones, cadenas de tienda, etc. que se citan en el libro como referentes culturales? Piensen, por ejemplo, en la discusión acerca de la representatividad de los cereales, o las listas de Jeopardy de los primeros capítulos, o en la conversación sobre el significado social de la tienda GAP.
    Por lo demás, sospecho que el autor no supo entender a los programadores. De partida, me sorprendió el poco tiempo que dedicaban sus personajes a pensar o hablar de programación cuando no estaban trabajando. Mal que mal, se supone que sus personajes están centrados en cuestiones técnicas, y la programación, el diseño y cuestiones relacionadas son su principal interés técnico. Me sorprendió mucho también su ignorancia respecto a materias que los ingenieros en general conocemos perfectamente, como cuando estuvieron una mañana entera comprobando si 6n+1 siempre resultaba en un número primo, cuando es evidente que es una conjetura falsa. Por lo demás, Douglas Copland escribe desde fuera de una comunidad, no desde dentro – porque él mismo no es un técnico- , y es evidente que juzga según su propia escala de valores, por lo que es incapaz de concebir que una persona como él la describe no sienta deseos de salir de su estado y ser una persona “normal”.
    Ahora bien, ¿cómo somos los programadores? Me refiero a los fanáticos, aquellos que decimos “programador de C++” cuando nos preguntan la profesión, en lugar de “Ingeniero” o “Gerente de Sistemas”. Pues, lo ignoro. España debe ser muy diferente de Latinoamérica. Yo mismo soy bastante asocial y centrado en las cuestiones técnicas, tengo una mente – no una mentalidad- estrecha como una aguja, y me cuesta comunicarme con los que no son fanáticos de algo, ya sea el fútbol o las matemáticas.
    Creo que el libro más adecuado para comprender a un programador, o a un fanático de los sistemas complejos en general, es un libro de Sherry Turkley llamado El segundo Yo: las computadoras y el espíritu humano , que es un estudio sicológico “light” sobre la influencia de la masificación de los ordenadores en diversos ámbitos de la cultura estadounidense a fines de los 70, con un estudio en particular sobre los fanáticos del MIT que construyeron el ITS que resulta divertido y aterrador a la vez por lo exacto.

  8. Yo me lo lei alli por el 2000, y en mi opinión, es un libro para pasar el rato, sin muchas aspiraciones.

    Creo que no se le puede tomar como un libro de “referencia” de la vida de los informaticos. El autor lleva a los protagonistas a casos extremos para hacerlo “divertido”.

    Y entrecomillo “divertido”, porque solo lo es al principio cuando los protas estan en Microsoft.

    Una vez que estos se van, a Copland se le va la pinza, y la historia se vacia totalmente de contenido y termina pateticamente.

    También hay que tener en cuenta, que intenta hacer una foto de los informaticos de “su sociedad”, y yo vivo en la sociedad española, donde cuando nos cansabamos de estar con los ordenatas nos ibamos a jugar kininitos :), por tanto no me siento muy identificado con los “geeks” de esa novela.

    Si alguien tiene interes en leerselo, que no espere mucho de el.

  9. Una errata, en mi comentario; en la última linea puede leerse “…durante días abortos en sus estudios.” y debe ser “…durante días absortos en sus estudios.”.

  10. A mi me gustó el libro, bastante, lo leí prestado y lo compraría si pudiera. No para tirar cohetes, como dicen, ni para inspitarme, pero es agradable.

    A lo que iba …

    Si tengo que dormir 8 horas, trabajar 8 horas, gastar 1 en comer, 1 en desplazamientos, me quedan 6 para progresar, y rara vez estan juntas … conclusión, no puedes ir regalandolas en tarde con tal amigo, con gimnasio, con serie de TV, … si quires progresar, o al menos vivir la experiencia de intentarlo, has de sacrificar mucha vida social.

  11. Albin, creo que has dado en el clavo, pero… con todo…hay tiempo para todo (los fines de semana por ejemplo, y otros). Trabajar para vivir, no vivir para trabajar. Eso sí… lo nuestro (la informática) engancha porque es muy mental, y salvo que uno sea un inconsciente, ha de reconocer que produce muchas sensaciones y cuando acabas un trabajo satisfactoriamente tienes *casi* la misma satisfacción que si hubieras tenido un hijo, salvo porque es enteramente tuyo, y lo has creado tú.

    Una gran diferencia con todo:
    * Al hijo puedes verlo crecer, evolucionar y desarrollarse.
    * Al programa, muchas veces menos que al hijo (a menos q sea un proyecto de sw libre, que, por lo tanto, no será enteramente tuyo).

    Un abrazo,

    Forza4.

  12. A mi personalmente me encanto, pero quizás es porque soy un no informático que trabaja en una empresa de informáticos y os veo así ;-P

    La verdad es que me pareció que retrata perfectamente el ambiente (¡el ambiente, no a las personas!) de la época de la burbuja de las puntocom, cuando parecía que Internet era eldorado y que iba a revolucionar el mundo (y de hecho, el mundo ya no es como antes..). Aunque claro, si lo que querais ver era un autoretrato pues es muy normal que salgais decepcionados.

  13. hojala haya mas paginas tuyas en internet soy estudiante de pedagogia y quiero saber como realizar una tesis hacerca de la pedagogia “como enseñarles a los niños sordos y sin ver como comunicarnos con ellos”

Los comentarios están cerrados.